Zona de confort – por DANIEL CARAVELLA

Tras muchos años de constante lucha con sus neuras internas, había conseguido estabilizarse. Ya no sentía pánico cuando que alguien se le acercaba a darle los buenos días. Podía subir y bajar en un ascensor sin el terror a quedarse atrapado sólo, en el mejor de los casos, o con varias personas que en su nerviosismo exhalaban una falsa calma y seguridad en sí mismos. Podía atravesar los pasos de cebra sin pensar que en ese mismo instante sería arrollado por un camión. Que sumergirse en una bañera no implicaba hacerlo a oscuras bajando los automáticos del cuadro eléctrico por el temor de quedar electrocutado, o rodeado de velas, no eso tampoco era factible. Conducir, resultaba difícil, pero se lo podía permitir. Ahora, no todas las curvas daban a un precipicio, los frenos funcionaban y no era él el que atropellaba al viandante empotrándolo contra su parabrisas, no.
Había superado sus fobias a todo aquello que le rodeaba, pues todo era susceptible de provocarle daño, o lo que era peor, infringir daño a los demás, que por añadidura siempre era un daño exagerado, sin medida ni extremo. Lo había conseguido, si, hasta aquella misma tarde.
Cuando más seguro de sí mismo estaba, empezó el bombardeo. “Salga de su zona de confort”. Al principio intentó no hacer caso, pero una tanda publicitaria de quince minutos repitió en su cabeza una y otra vez aquella fatídica frase. “Sal de tu zona de confort”. Se retorció, apagó la televisión. Hizo inspiraciones profundas. “Yo me quedo en mi zona de confort, yo me quedo en mi zona de confort” se repitió varias veces, y se sosegó. Finalmente se dijo asimismo “Estás bien como estás, con tus rutinas, con tu confort. Ahora a descansar que mañana será un buen día”.
A la mañana siguiente, cuando lo rescataron los bomberos del alfeizar de su ventana, repetía de forma constante.
“No salgan de la zona de confort. Nos vamos a morir, nos vamos a morir.”

 

Daniel Caravella

Daniel Caravella Ha publicado 132 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *