Es así, como os lo cuento – por ELENA SILVELA #misescritos

Desliza los dedos suavemente sobre las cuerdas. Lo hace de forma natural, como si aquello no supusiera un esfuerzo, como si tras aquel ademán no hubiera miles y miles de horas de trabajo. Lo hace por su hermano. Para su familia. Por un motivo especial, altruista. Porque se sabe muy afortunada y así lo devuelve al mundo.

Como os contaba, desliza los dedos suavemente por ese violín de caramelo que nunca deja de brillar. Cada domingo, cita ineludible. Alterna las melodías. Lo hace con solemnidad, inmenso cariño y con enorme gratitud. Con esa soltura que a los profanos impacta. Toca con verdadero placer y a conciencia.

Suavidad.

Por tener la familia que tiene. Por ser tan afortunada. Por tener los dones que tiene. Nadie aplaude, aunque me figuro que muchos como yo lo hacemos en silencio.

Su público en esos domingos no es muy numeroso, pero siempre asiste un espectador muy renombrado, muy importante. Una persona influyente. Nunca le ha hablado, nunca se ha acercado físicamente a ella, pero yo sé que tiene a Blanca Castillo como su ojito derecho y no deja de escuchar su violín. Ningún domingo se lo pierde.

En algunas ocasiones estoy yo, de espectadora excepcional. Privilegiada. A un metro de distancia.

img_5215
Blanca Castillo y su violín. Detalle. Fotografía de Elena Silvela

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 306 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *