Villa castellana – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

En el convento tocaban maitines
y el empedrado brillaba mojado
en la plazuela de esplendor pasado
y en el convento tocaban maitines.

En la villa los gallos desperezan,
pero parece que nunca amanece
bajo las nubes que el invierno mece
y en la villa los gallos desperezan.

En el rígido invierno castellano
el paisaje duerme un sueño grisáceo
y el viento barre el horizonte llano

con un gélido soplido malsano
que en los rostros pinta un tono violáceo
en el rígido invierno castellano.

Paraje

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 903 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *