Vicisitudes del éxito – por E. SILVELA

Buscaba con afán el éxito, aquí y allá. Con esmero; pisoteando y trepando. Exacto. Han caído en la cuenta. Había cometido el error de basarlo en el clamor popular. Entre búsqueda y búsqueda, ensayo y error, error y ensayo, alguna que otra sangre derramada; el Señor Éxito del que hablamos trataba de hacerle señales de humo desde lontananza. Le hacía señas a lo lejos, agitaba ambos brazos desde los amigos que adoraban incondicionalmente a nuestro insatisfecho protagonista.

“Todo el mundo ha de aclamarme, la adoración tiene que ser multitudinaria. No pararé hasta lograrlo.” Estos eran los pensamientos falaces de nuestro hombre. Le sumían en la desesperanza. En esa humillación tan lacerante que sólo uno mismo es capaz de producirse. Pues nada hay tan peligroso como marcarse metas innecesarias, inalcanzables.

Y ocurre que el éxito -el bueno, el que permanece en las entrañas- no viene necesariamente, más bien casi nunca, de la mano de grandes masas. Suele estar maquillado con discreción, como las cosas de grandeza, en lo pequeño. En lo diario. En lo mundano. En lo que se puede tocar. En el círculo estrecho. Un amigo que no sabe vivir sin nuestra amistad es una buena muestra de nuestro éxito. La sonrisa de quien nos ve venir y su rostro desborda alegra es otra. El mero hecho de que alguien nos añore si estamos lejos es otra más. Éxito no es reconocimiento popular, éxito es el reconocimiento profundo que perdura de quien nos aprecia, y nos lo hace saber.

El éxito no siempre tiene que ver con lo que mucha gente ordinariamente se imagina.
El éxito se vislumbra en la cantidad de gente que te sonríe.
Se trata de si te recuerdan cuando te vas.
Se refiere a cuánta gente ayudas y a cuánta evitas dañar.
Se trata de si en tus triunfos incluiste tus sueños y si tus logros no hieren a tus semejantes.
Es acerca de tu relación con los otros, no de tu control sobre los demás.
Tiene relación con tu bondad, con tu capacidad de escuchar.
Se trata del equilibrio, de la justicia.
Se trata de tu conciencia tranquila.

10525700_10204309346003917_4367574994929773063_n

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 334 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *