Viaje al centro de sí mismo – por ENRIQUE QUESADA

Absorto en sus pensamientos, que retorcía maquiavélicamente hasta la extenuación, caminó pausado, distraído, siempre en la misma dirección.

Ensimismado, no reparó en lo tortuoso y angosto que, en su avance, se tornaba el camino; hasta verse envuelto irremisiblemente en una inmisericorde oscuridad, un sepulcral silencio, encerrado en lo más profundo de sí mismo, en el centro exacto de la nada.

No halló salida.

 

Enrique Quesada

Enrique Quesada Ha publicado 15 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *