Versus tiburones – por ALEJANDRA MEZA

El amor no es primavera, ni invierno, es una estación única. Es un tren que parte a todos los flancos y arriba a ninguno. El amor estropea a los amantes en su sometimiento perpetuo a una soledad tan fuerte que zarandea los muros.

El amor es como un bosque bordado a mano por el egoísmo. Los amantes se convierten en los pájaros que olvidó el sol, cuando cayó esa noche, la que inunda a los nidos y los rinde. La tierra se volvió, entonces, en su cama de espinas y su colcha en una aguda constelación de estrellas opacadas.

Los amantes ─o amados─ navegan beso con beso y se internan costillas adentro en un océano de amor solitario porque el amor no comparte, es la hora inamovible, el eterno navegar entre tiburones.

Alejandra Meza

Alejandra Meza Ha publicado 78 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *