Variatio, por EMILIA MARTÍNEZ RUIZ #microrrelato

Al entrar en el vagón del metro creyó que estaba vacío. Agotada, se dejó caer en un asiento, se quitó del cuello un pañuelo de seda verde esmeralda anudándolo en las asas de la pesada cartera que había colocado en el suelo; empezaba a relajarse cuando se dio cuenta de que no estaba sola. Un hombre enjuto, desaliñado, de penetrantes ojos azules se dirigía hacia ella; fue a sentarse a su lado y empezó a hablarle con una voz ronca en un idioma para ella desconocido, supuso que le estaba pidiendo ayuda. Cada vez más nerviosa extrajo el monedero del bolso y le dio un billete sin fijarse en la cuantía, él lo cogió al tiempo que se levantaba, le hizo una profunda reverencia, y al alejarse quiso entregarle un pliego de papel que ella tomó con aprensión. Era un dibujo de un paisaje desolado por el que avanzaba un jinete con armadura, el yelmo con la celada bajada y la lanza en ristre, montado en un imponente caballo de guerra; lo guardó en la cartera, aliviada por haberse librado de la presencia de aquel extraño personaje.
Lo primero que hizo al llegar a su apartamento fue sacar el dibujo para tirarlo a la basura, pero antes lo miró de nuevo. Había cambiado: ahora el paisaje era un prado inundado de sol, por el que cabalgaba el jinete con un pañuelo verde esmeralda en la lanza como si fuera una divisa heráldica.

 

jinete1

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2878 entradas.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *