Un poquito de respeto a este otoño primaveral, por PEDRO PABLO MIRALLES – #escritos

El 23 de septiembre pasado entró el otoño de forma silenciosa pues hasta ahora nada sabemos del frío, algo de lluvia si ha habido – en particular en algunos lugares de Andalucía y Levante que ha sido excesiva-, brilla el sol y las temperaturas son cálidas y agradables. Las hojas de los árboles y las plantas, sin flores o con flores, están confundidas, se extrañan tanto de la situación que deciden no iniciar su vuelo descendente en el campo y la ciudad hacia la tierra, los caminos, paseos, calles, jardines, parques y terrazas. A lo sumo algunas hojas cambian algo de color pero no alcanzan los tonos marrones, ocres y rojizos que su naturaleza pide cada día con más fuerza.

Ha pasado el ecuador del otoño 2015 y el 22 de diciembre tiene anunciada su llegada el invierno. A esta situación climática estacional tan singular como infrecuente hay que añadir el golpe bajo que el maldito cambio horario nos dio, esa imbécil hora de menos que padecemos y que volverán a adelantar un año más en marzo del 2016.

Sin duda tenemos hasta ahora un otoño primaveral desconcertante y a pesar de ello no me resulta muy convincente recurrir a ese argumento tan tentador de achacarlo al nocivo cambio climático. No me cansaré de decir que hay que saber disfrutar en todo momento y lugar del clima, sea este respetuoso o no con el arbitrario establecimiento de los horarios, los calendarios, las estaciones del año y las inciertas previsiones meteorológicas. Por eso anticipo que tampoco deberíamos quejarnos cuando el frío otoñal e invernal llegue más pronto que tarde con la intensidad y duración que de forma caprichosa decida. Entonces también tendremos oportunidad de disfrutar el frío.

P1020485
Fotografía de BABIOGRAPHY

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 187 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *