Un mar violeta oscuro – por FERNANDO REVIRIEGO #libro #reseña

Hasta la fecha nadie ha ganado dos veces el Planeta, aunque sí que ha habido ganadores que en otra ocasión han sido finalistas.  Mercedes Salisachs, ganadora en 1975 con “La gangrena”, fue finalista en dos ocasiones previas. Ganadores y finalistas en otra ocasión  tenemos a Angeles Caso (la más reciente), María de la Pau Janer, y tres Fernandos: Schwart, Savater y Sánchez Dragó. Lo que no había hasta la fecha es que padre (el propio Fernando Sánchez Dragó) e hija (Ayanta Barilli) compartieran podio (esta segunda como finalista), aunque en convocatorias diferentes.

Debe ser difícil escribir cuando tu padre es un escritor consagrado (Premio Nacional de Ensayo, Premio Fernando Lara, Premio Planeta..) y ante tus miedos a escribir te dice que sólo necesitas dos cosas: sentarte y escribir. Así de sencillo. Nada más y nada menos.

Y qué bien que Ayanta se sentara y plasmara, tras una catarsis que debió removerla entera, la vida de tres mujeres Elvira (su bisabuela), Angela (su abuela) y Caterina (su madre). Tres historias para el homenaje de una hija a su madre aunque como la autora aclara al final “no es el amor filial lo que me impulsa a recoger la montaña de cristales rotos para colocarlos en montoncitos, mirarlos al trasluz, descubrir cuales encajaba y cuáles no” sino  “recomponer el espejo, verme reflejada en su azogue y observar todas mis costuras” porque su rostro, como el de todos nosotros, no es sino “un injerto de pieles ajenas”.

 

Fernando Reviriego

Fernando Reviriego Ha publicado 51 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.