Un maltratador – por ELENA SILVELA

Un maltratador no es sólo quien pega, lastima, amenaza o pone la mano encima a su pareja. No se trata sólo de un simple nivel físico o psíquico. Un maltratador puede serlo también de forma sutil y enmascarada. Un practicante de mobbing casero disfrazado de normalidad. Dentro de este tipo hogareño hay unas variantes más evidentes y otras menos llamativas. Son justo esas, las que pasan desapercibidas a ojos de terceros, las que más miedo me dan, porque minan poco a poco, paso a paso, palabra a palabra. Nadie desde fuera lo aprecia y  la persona que lo sufre silentemente no llega a darle el suficiente alcance al daño que se le va infligiendo. Siempre pienso en aquel que, en un mismo día, le dice a su pareja que es “lo más querido en el mundo entero”, para un rato después sorprender con un “¡No puedo más contigo!”. Horas más tarde, señores, todo se ha olvidado y se recompone mágicamente la afable convivencia de la pareja. Retorna la normalidad, aquí no ha pasado nada. Todo esto va adornado, día tras día, de un cierto componente sádico. Intermitente. Ahora insulto. Ahora sonrío. Ahora grito. Ahora abrazo. Y mucho perdón. Mucho, muchísimo perdón hueco. Arrepentimiento profundo y fulgurante. Porque el maltratador disfruta jugando a una de cal y otra de arena. Está dentro de su esencia de inferioridad prepotente. Mientras, los afectos se han disecado y en cada golpe de efecto se erosionan un poco más hasta desaparecer en la última nube de desprecio…

paisaje-desertico_658174254

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 348 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.