Un detalle de verano – por ELENA SILVELA #misescritos

Casas de adobe. Pavimento empedrado. Diversos tonos de marrón y ocre. Sol castellano de justicia. Brillos infinitos en una larga tarde de verano suben por las paredes sin pedir permiso. La calle desierta delata el soporífero calor. Solos ante el peligro, los adoquines repelen la luz, convirtiendo la calle en una rifa de grises y blancos. Pesan los párpados y las pupilas ya no quieren dilatarse. La siesta de verano, impepinable, no perdona. Los chillidos infantiles desde la piscina, lejanísimos, arrullan. El reloj de la Plaza Mayor da su aviso de las cuatro. La vida desde el sofá puede ser muy alargada. A través de la balconada se vislumbra el fin del pueblo. Amarillea el campo.

 

Urueña. Fotografía de Babiography

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 320 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *