Testarudo

Lo digo cada vez. En el pecado llevas la penitencia o con este escarmiento hasta que te cambie el viento. Me vienen a la mente multitud de vivencias, protagonizadas casi todas ellas por gente tozuda. Gente empeñada en llevar la razón, testaruda por los cuatro costados, que no atienden a ningún argumento que no coincida con el suyo. Empecinamiento borriquero, lo llamo. Son quienes te miran, te escuchan con semblante de franco estupor, se levantan y hacen todo lo opuesto a lo escuchado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATras ir en dirección al abismo y comprobarlo con los propios ojos, el pertinaz sujeto se echa las manos a la cabeza. Gime, resopla, despotrica. Intenta volver atrás. Es una característica común a este tipo de personajes. Siempre, siempre intenta volver atrás, desandar lo caminado. Eso sí, anda ahora con menos salero que en el sendero de ida. Odia escuchar el “te lo dije, te lo dije“, pero sabe que ha de pasar por el trance para volver al minuto cero. La tozudez ha disminuido en él, pero no se ha evaporado; con lo que tiene puestas todas sus esperanzas en el retorno al momento en que se disponía a tirarse al precipicio. Para no hacerlo esta vez.

La historia no tiene final feliz. No ocurre así, la vuelta atrás está vedada. Forbidden. Closed. Do not trespass. Desandar un camino peleado, discutido y encarnizado con todo aquel que se ponía por delante de uno es empresa de escaso éxito. Nuestro pertinaz protagonista mira el abismo y se vé dentro de él, en el mismo centro. Algunas veces llora.

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 293 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *