Tanto libro y tanta feria, ¿para qué? – por PEDRO PABLO MIRALLES

No me fío mucho de las estadísticas, que suelen nacer manipuladas y maltratadas por los sociólogos y utilizadas por intereses espurios de lo más variados muy ajenos a la literatura y a la cultural que necesita el ser humano para vivir. Pero no dejan de ser interesantes los datos y números que utilizan para llegar a sus conclusiones.

Al parecer se calcula que en España hay alrededor de 779.730 mayores de 16 años que son analfabetos funcionales, es decir, el 1,7% de la población que asciende a 45.866.503 habitantes. También al parecer, de esos millones de habitantes no lee ni un libro año el 40%, a saber, 18.346.601 personas.

Editoriales hay muchas, pero las que controlan el mercado del libro en papel y digital, apenas supera la media docena y no buscan tanto la calidad literaria de lo que publican sino los beneficios económicos que quieren obtener de las ventas aunque lo que publiquen se pueda calificar de basura.

En estos días se celebra la 77ª Feria del Libro de Madrid en el parque del Retiro y las casetas de libros abigarradas por falta de espacio, junto al elevado y asombroso número de personas que acuden a ese evento y sobre todo a pasear, aquello puede parecerse al metro o al autobús en hora punta, augura para los organizadores todo tipo de records de ventas con no se ya cuántos millones de euros más que la anterior edición para las arcas del mundo editorial, que no `para la mayoría de los autores.

Totalmente desconcertado me pregunto adónde irá a parar tanto libro vendido. Una gran parte a las estanterías de libros no leídos y a ocupar más espacio aunque en las viviendas no quepa ni un alfiler más e incluso me temo que unos cuantos irán en poco tiempo directamente a la papelera para acabar en la basura de forma más o menos disimulada, sin que se note mucho. Esas labores de limpieza de libros parece que se dan con más frecuencia en verano cuando se implantan los calores.

No soy muy optimista al respecto, mucho me temo que el número de lectores y no lectores en España, no se vea especialmente afectado por la Feria del Libro de Madrid 2018. Mucho tienen que cambiar las cosas para que la nefasta situación cambie. La enseñanza en general incluida la universitaria, los ambientes familiares, los medios de comunicación en general y las dichosas redes sociales, siguen sin hacer el esfuerzo necesario para que la lectura cale en la población porque prima el dinero, el interés económico, los beneficios y la desigualdad de todo tipo sobre la que basa el sistema de convivencia que se ha impuesto y que la población no se acaba de decidir a cuestionar, entre otros motivos porque se lee poco y son pocos los que leen.

 

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 168 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *