Sustancias – por ÁLVARO MÁRQUEZ

Adicto me declaro a la luz tamizada
como la fina harina del pastel
o la marmolina que esquiva al cedazo
y cubre rudos muros de blanca piel.

Adicto a la paciencia contenida,
más por impuesta que por santa,
la apolínea, la rígida, la callada,
la que ni la más fiera batalla quebranta.

Adicto al idioma de la memoria,
ese que con sus giros te transporta
a estériles relecturas de esos textos
que un día escribieras a mente absorta.

Adicto a las distancias entre abismos
que en tres escasos segundos siempre medí,
a los trazos tan marcados de aquel portal
donde la silente espera lo era todo. Era vivir.

 

Álvaro Márquez

Álvaro Márquez Ha publicado 46 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *