Soñar con escritores – por RUBÉN LOZA AGUERREBERE

Graham Greene anotó durante un cuarto de siglo sus sueños y, gracias a ellos, escribió más de ochocientas páginas, desde 1965 hasta 1989, con las “escenas selectas” de esos sueños suyos.

¿Con quién soñaba Graham Greene? ¿Qué cosas soñaba? Unos ejemplos. Soñó con Henry James, el 28 de abril de 1988; hacían un viaje por un río de Bogotá. También soñó con Jean Cocteau, con Robert Graves (el autor de “Yo, Claudio”) con T.S. Eliot (en el sueño cuenta que tenía bigote), con Sartre, con el poeta W.H. Auden y con el novelista Evelyn Waugh. Sobre este sueño cuenta que Auden era un guerrillero que había sido herido por un disparo de Waugh en una pierna; Graham Grenne lo perseguía y, cuando lo alcanzó, le clavó un cuchillo, y dice: “pero como si no hubiera sufrido ninguna herida comenzó una discusión literaria de la cual, extrañamente, nada recuerdo“. También soñó con el famoso doble espía inglés Kim Philby, y comenta: “Al parecer había reclutado a Hemingway para que lo informara sobre los refugiados de Hong Kong“.  También soñó con el general de Gaulle, con Mitterrand, con Ho Chi Min y Olivier Cromwell.  

En cuanto a mí, mientras escribo estas líneas, recuerdo haber soñado una noche que estaba en Madrid, con Mario Vargas Llosa: lo veía paseando una nieta de tres años, de espaldas. Pero sabía que era él. También soñé que leía un artículo titulado “La ciudad sin Naipaul”; el título se veía en una carátula de color verde, en una revista. Soñé con Borges más de una noche. En uno de esos sueños paseábamos por una feria de libros muy pequeña y recuerdo que él vestía una remera a rayas horizontales blancas y  marrones, y cuando alguien lo felicitó por sus libros Borges le contestó: “Son unos modestos cuentos”.  Otra noche soñé que jugaba a las cartas con Borges, al truco; supongo que él no estaba ciego en mi sueño, pero se me ha desdibujado lo demás. Una noche soñé con Ernesto Sábato; muy anciano, me invitaba con entusiasmo a participar en un homenaje en su honor. Otro sueño: camino junto a Vargas Llosa y Borges, cuando le dieron el Nobel de literatura; no sé si íbamos a la ceremonia. De pronto Vargas Llosa saltó ágilmente una cerca que cerraba la calle y le comenté a Borges aquel acto de destreza desafiante y se rió tanto que no pudo trepar la cerca, que se había transformado en una pared inclinada. Luego desaparece y no logro encontrarlo, y supongo que Vargas Llosa estaría recibiendo el Nobel. También soñé con Bioy Casares; íbamos en auto (yo conducía) a la presentación de un libro, hablando de literatura.

Sueños muy literarios, todos, como se ve.

 

Mario Vargas Llosa y Rubén Loza Aguerrebere

 

Rubén Loza Aguerrebere es un escritor, periodista y crítico literario uruguayo. Su extensa actividad en el diario El País de Montevideo comenzó en 1976, escribiendo como columnista de libros y opinión. Ha sido colaborador del suplemento literario de los diarios madrileños ABC y Estrella Digital, de las revistas españolas Hermes, Época y Turia, de las argentinas Proa (fundada por Jorge Luis Borges), Letras de Buenos Aires, Perfil y La Gaceta de Tucumán. Sus libros de cuentos han sido publicados en Montevideo, Buenos Aires, Madrid y Bilbao. Sus relatos figuran en numerosas antologías Iberoamericanas y, traducidos al inglés, en antologías estadounidenses. Sus novelas, publicadas en Uruguay, Argentina y España, han merecido elogiosos juicios de Mario Vargas Llosa  Antonio SkármetaClaudio Magris y Raúl Guerra Garrido.

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2909 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *