Sobre empatía y compasión – por CRISTINA LÓPEZ-SCHÜMMER

Recuerdo cuando era pequeña que acompañé a mi abuela a un comedor social, yo tenía 9 o 10 años. Había mesas largas flanqueadas por bancos corridos, un poco como los que ponen en las fiestas de la cerveza en Alemania, pero estos bancos eran de madera menos robusta, más oscura, más sobrios, más nuestros. Había mucha gente comiendo: hombres harapientos que centraban sus miradas en el plato sopero con fideos, mujeres de miradas huidizas, niños de rodillas huesudas y ojos tristes. Un grupo de señoras bien arregladas con sus faldas tubo y sus twin set beige servían las mesas. Me sentí horriblemente mal; me sentí avergonzada por ser testigo de ese sufrimiento. Ya de mayor, analizando porqué sentí aquel rechazo, llegué a la conclusión de que me espanta la compasión y que la ayuda debe ir siempre de la mano de la empatía y allí, esa vez, no la sentí.

1452092_469807683129901_964584695_n

Cristina López-Schümmer

Cristina López-Schümmer Ha publicado 38 entradas.

4 comments

  1. Estupendo Cristina, tienes razón en que la ayuda debe de ser empática y sentir el sufrimiento ajeno, pero a los 9 o 10 años es difícil sentir pena o solidarizarse con eso que estás viendo y que no entiendes. Creo que simplemente impresiona y quizá despues preguntas, abuela, porque esa gente está así? …

    1. Ignacio, el caso es que yo recuerdo mi enorme malestar y cómo me fui echando hacia atrás hasta fundirme con la pared de un rincón. Oigo el tintineo de las cristalerias y chocar de las cucharas en los platos y todavía hoy me llega el olor impersonal de guiso de comedor de colegio. No quería que me vieran mirarlos. Pensé que podía darles vergüenza verme ahí. Me sentí mal por estar allí. Y ese malestar, al que seguramente no supe ponerle palabras entonces, es el que cuando han pasado los años he querido traducir.

  2. Hola Cristina, un texto precioso que llega al alma. He podido sentir lo que sentiste. Lo he leído por casualidad, la verdad, pero me he quedado impresionada.
    Al margen de este comentario, quisiera comentarte algo pero no sé cómo acceder en privado. ¿No hay en el blog un buzón donde pueda enviarte un mensaje que no sea público?
    Un saludo.

    1. Hola Graciela, !muchas gracias por tus palabras! Cuando echamos pa’ fuera emociones sobre un papel siempre pensamos que va a ser dificil ser capaces de transmitirlas con exactitud y cuando alguna persona las recoge sentimos que mereció la pena intentar contarlas. !Gracias! Si tienes FB puedes mandarme un mensaje privado y sino mi correo es: cristina.lopezs@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *