Sin sol – por ELENA SILVELA #misescritos

Su alma enmudeció aquel día de primavera sin sol. Tuvo que desdoblar la personalidad y partir en dos el corazón para que la vida pudiera seguir palpitando en una de las dos mitades. Vagó por mundos olvidados, se aferró a los latidos, meramente rítmicos. Tic tac. Cruzó puentes inútiles y conoció personas sin rostro. Emoción oscura y millones de palabras atrapadas en las entrañas. Silencio y abismo.

Un día de verano, también sin sol, una mano se acercó. Cálida. Vamos, le dijo, vamos a recomponer tu otro yo, que debe ser muy bonito. Le pareció un milagro.

El sol no era tan imprescindible como el transcurso del tiempo. El tiempo que tan poquito apreciamos. Veneradas nubes, nunca lo había pensado así.

 

 

 

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 329 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *