Ser o comer – por ALEJANDRA MEZA

Al final de su acto, el público aplaudió con entusiasmo: había rendido una actuación excelente. Se internó en la cocina del restaurante donde tenía montado su improvisado camerino, se sirvió un vaso con agua y observó su rostro en el espejo. Múltiples arrugas premiaban sus ojos, su frente, señalando los muchos desvelos de que pasaba escribiendo historias para representar. Poco a poco se retiró el maquillaje, para entonces, los mozos habían terminado ya de asear el local. Con un cálido «buenas noches» y un par de billetes, el dueño lo despidió. Se encaminó hacia su casa donde la anciana madre lo recibió en la puerta.

─¿Cómo te fue en la fábrica, hijo, te pagaron?

─Sí ─. Respondió con la vergüenza que le provocaba mentir.

─Me alegro de que ya hayas dejado atrás tus sueños de ser Shakespeare, te ibas a morir de hambre.

─Sí, mamá ─respondió y se dijo: esta vida es de «ser o no ser», o mejor dicho, de «ser o comer».

 

Image by © William Whitehurst/CORBIS

Alejandra Meza

Alejandra Meza Ha publicado 82 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *