Ser doliente – por ELENA SILVELA #misescritos

La ventaja que nunca se ve tras una ruptura es que el doliente -el roto- ya es libre. Cinco escasas letras para una palabra de dimensiones infinitas. Libre. Para caminar, crecer, observar. Elegir, abrazar, reír, soñar, llorar en hombro ajeno, errar, pecar. Gritar y volver a reír. Buscar nuevas oportunidades. O no hacerlo. Cometer el mismo error. Una y otra vez. Libre. Completa y a todas luces libre. Aunque sienta un frío abismal.

luz-pintura-4-claude-monet
Claude Monet

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 259 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *