Sensaciones y obsesiones

Viernes por la tarde. La luz madrileña entra por la ventana y me siento a gusto tumbado en el sofá  leyendo un libro que apoyo sobre mi pecho para disfrutar de una canción, “A felicidade”:

“A felicidade é como a gota
De orvalho numa pétala de flor
Brilha tranqüila
Depois de leve oscila
E cai como uma lágrima de amor”

Vinicius y Jobim, vaya pareja de geniales músicos y gamberros que se bebieron la vida mientras componían canciones que uno no se cansa de oír desde hace veinte, treinta años.

Sigo leyendo el libro “Ensayos” de Natalia Ginzburg. El capítulo “Mi psicoanálisis” me sorprende con este relato de una sesión con su psicoanalista:

“Un día le dije que nunca conseguía doblar las mantas de manera simétrica y que eso me provocaba complejo de inferioridad. Salió un momento de la consulta y regresó con una manta, la plegó aguantándola con la barbilla y quiso que también yo intentase plegarla. La plegué y para complacerlo le dije que había aprendido pero no era cierto, porque todavía hoy me resulta difícil plegar las mantas de manera simétrica”.

ldc82Reconozco que tengo obsesiones así a diario, y son manías que asumes como normales. Cada mañana la toalla después de la ducha debe quedar colocada de manera simétrica, colgando exactamente con la misma medida a izquierda y derecha. Este detalle me ocupa un rato todos los días. El orden posterior de la operación cosmética, es invariable; peinado, desodorante, afeitado, crema y colonia. Me visto siempre con el rito, por ejemplo, de ponerme primero el calcetín izquierdo, y si un día me equivoco, cosa que nunca pasa, me quito el calcetín derecho y empiezo de nuevo. Lo de las baldosas de la calle ya no me ocurre porque apenas quedan de aquellas que ocupabas con medio zapato e ibas calculando para que la línea quedara justo entre el tacón y la suela. 

Los cubiertos en la mesa, los interruptores alineados, la servilleta en el servilletero doblada exactamente igual cada día, las gafas doblando primero la patilla izquierda y la forma de enrollar la cuerdecilla… quizás debería visitar al psicoanalista.

El ipod en función aleatoria salta a John Coltrane y su ”Blue Train”; me levanto y decido escribir en el blog estas sensaciones y obsesiones; es más barato y rápido que pedir hora en la consulta del psicoanalista.

 

 

Antonio Babío

Antonio Babío Ha publicado 30 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *