Semana Santa, solemne, de la mano de Silvia Sanz (16 marzo 2013)

Estamos en la Sala de Cámara del Auditorio de Madrid. 16 de marzo. En el concierto de Semana Santa de la Orquesta Metropolitana de Madrid y el Coro Talía. Al frente, la incombustible directora Silvia Sanz, con un traje de terciopelo negro elegantísimo. Estoy situada en el sitio más privilegiado de la Sala de Cámara, el lateral impar, el que permite ver desde lo alto cómo la directora dirige a los violines. Bien. Yeah. Yuju. Me siento una privilegiada.

Puesta al frente de su orquesta, Silvia Sanz les mira, les sonríe, son algo parecido a sus hijos. Observa si ya están todos preparados y da comienzo a la Sinfonía Fúnebre de Haydn. Es una pieza solemne, grave, elegante, cultivada, compleja. De las que habría que escuchar con los ojos cerrados, pero aquí la que suscribe no es capaz de perderse detalle. De hecho, no apoyaría la espalda contra el respaldo de la silla en todo el concierto…

Tras despedir a los muertos con honores sinfónicos, se estrena la obra del hijo predilecto del Coro Talía, Alejandro Vivas. Está dedicada al Coro y compuesta por uno de sus miembros. El escenario comienza a abarrotarse de personajes de negro. Entre ellos, mi soprano pizpireta favorita. Descubro en la fila de los hombres a el mejor, el más grande; mi barítono predilecto. Esta vez pude localizarle físicamente, aunque bien hubiera podido descubrir dónde estaba  por la voz, inconfundible entre las masculinas del Coro.  La pieza interpretada suplica la liberación de la muerte con el descanso y la luz eterna. Es una impresionante mezcla de solemnidad por la muerte y de modernidad por su fuerza. Hay una parte preciosa dedicada a las violas, tan cálidas y antiguas. Tan propias. Y unos acordes que recordarían bien a un tango argentino. ¿He despertado la curiosidad de los lectores? Bien. Era lo que pretendía. La obra se llama “Libera Me”. Su autor, miembro del Coro Talía y entusiásticamente besado por la directora al finalizar, tiene por nombre Alejandro Vivas. Buscadle en internet. Bravo, bravo y bravo.

En la segunda parte, la Sala de Cámara se inunda de una preciosidad dedicada a la mujer. El “Stabat Mater” de Pergolesi. El Coro se despoja de su componente masculino y las mujeres toman posesión del lugar y tiempo. Un Coro femenino que cantaba con tanta devoción que parecía salirse de los límites de la Sala de Cámara. Ello salpicado por unos cuantos solos de sopranos y contraltos, que se situaban a pie de la directora. Magnífica actuación la de todas las solistas, bajo la atenta mirada de Silvia Sanz, quien casi hacía la respiración por ellas. Es impresionante comprobar el cariño con que todas cantaron, y silenciaron; y volvieron a cantar. Enhorabuena, sois todas vosotras grandes. Me hicisteis soñar que viajaba por el mundo, con vosotros, cubriendo los conciertos como Cronista Destacada.

Tras los aplausos finales, de la fila de delante salía corriendo una adolescente guapísima, saltando por encima de las piernas de sus abuelos y murmurando algo así como “yo me voy ya, antes de que salga el mogollón.” Me pregunto a quién iría a abrazar…

Por mi parte, me declaro enamorada del prendedor de pelo de la violinista Blanca Castillo, me encantó conocer y charlar con dos de las violas; y sentí mucho irme sin poder saludar y felicitar personalmente a Alejandro Vivas.

Llegan ahora los anuncios parroquiales. Que no se levante nadie aún. Uno: El 20 de abril, la Orquesta Metropolitana celebrará el Día del Libro con un Concierto para la Familia. Si tenéis alguna mínima inquietud por que los más pequeños de la familia comiencen a aficionarse a la música, no os lo deberíais perder. Merece la pena. Dos: El último concierto de la temporada de Silvia Sanz, con su Coro y Orquesta, está previsto para el 25 de mayo. Os adelanto que el repertorio incluye un concierto para clarinete de Mozart y el “Gloria” de Poulenc. No hace falta que cuente más. Todo ello, en el Auditorio de Madrid.

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 320 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *