Revolución de salón – por RAFAEL DE LA TORRE

Abraham no tuvo ninguna duda en sacrificar a su único hijo Isaac. Por suerte para el muchacho, Dios impidió el holocausto con agravante de parentesco en la prórroga de aquel encuentro nada amistoso en la tierra de Moriah, y el muchacho pudo regresar sano y salvo a casa mientras el viejo asaba a un cabrito.

Jesús murió en la cruz a los treinta y tres años por nuestros pecados, edad en la que aún los jóvenes se mantienen bajo el calor del hogar paterno pues no disponen de dinero suficiente para pagar la calefacción en sus casas, ni las casas sin calefacción.

A la guerra envían a chavales que en ocasiones no han cumplido los veinte años… Juventud, divino tesoro.

La tradición continúa. Roberto Muñoz, se dirige en metro a una entrevista para un puesto de cajero en una cadena comercial en donde han encontrado trabajo varios compañeros de licenciatura. Aún no ha perdido la esperanza de aprobar una oposición y aprovecha los tiempos muertos, como este trayecto, para repasar apuntes y leer artículos con la esperanza lejana de que un día convoquen plazas en la administración.  Ve sorprendido que, según el Banco de España, durante los años más duros de nuestra crisis, entre el 2011 y el 2014,  los ingresos de los españoles de menor edad disminuyeron más de un veintidós por ciento mientras que los de los jubilados aumentaron un 11,3. Quién vota, veta, piensa fastidiado, los de menor edad no creen en este sistema y, si hay que optar entre pensiones en un plato de la balanza y educación y desarrollo en el otro, los mayores optarán por lo primero, que a la escuela ya no regresarán aunque, a tenor de lo visto, les quede mucho que aprender.

Roberto se indigna otra vez y en el internet de su teléfono androide, con su identidad ficticia, twittea  su cabreo como buen revolucionario de salón y sigue a la espera de que le arrebaten no la vida como a un animal bíblico pues ya no somos bárbaros, sino el futuro que a la postre debería ser lo mismo. Después pasará por casa del abuelo reaccionario a recibir la paga del mes, que su padre está en el paro.

 

Rafael de la Torre

Rafael de la Torre Ha publicado 85 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *