Restos…

 
 
 

 

 
Hay días que dejan restos de vida amontonados en la acera, restos abandonados y resecos, despreciados e inútiles, restos unidos a los olvidados de ayer y a los dejados mañana.
 
Un viento inesperado los alejará del camino y cuando estén flotando, alejándose, dispersos y a la deriva, los verás marchar y gritarás que vuelvan. Son tuyos.
 
Verás tus restos en la bruma de la lejanía, zarandeados, los verás romperse y querrás que regresen, volver a mirarlos por última vez. Te verás fracturado y triste, vacío y hueco sin los restos que te recomponen. Para ser entero, los necesitas a tu lado en el camino, protegidos del viento, para ser todo tú. 

María José Barroso

María José Barroso Ha publicado 68 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *