Refugio, por GUILLERMO ESPINOSA #poema

Atraviesan los desiertos,
los mares en lanchas
con apenas lo puesto,
papeles metidos en bolsas.
Los niños pequeños
agarrados como fardos,
quizás por un pie,
bocabajo para que
no caigan por la borda.
Vienen en silencio,
huyen de los golpes.
Cuando llegan
les esperan unos cuantos más,
y algunas zancadillas
cámara en mano.
Gritan su silencio aterrado
pidiendo un futuro
con que arroparse por la noche,
hacinados tras las vallas,
o en la estación de Keleti
porque no les dejan
coger el tren hacia Austria.
Las naciones
se los andan repartiendo
como si fueran ganado
ganado en una rifa,
no les alcanza la memoria,
han olvidado cuando
se borraron sus deudas,
o zarpaban barcos
a la Argentina,
con gentes huyendo de la guerra
con poco más que mocos
en las narices,
y hambre, eso sí,
la misma hambre
que hace ochenta años,
la que ha sobrevivido
para visitarlos de súbito,
igual que les invade,
como el sufrimiento
de sus hijos noche tras noche,
el miedo y el frío.

refugio

Guillermo Espinosa

Guillermo Espinosa Ha publicado 9 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *