Reconocernos.- por Leticia Silvela

Las personas poseen una reserva de sabiduría, aprendida y olvidada, pero siempre disponible”.

Esta frase atribuida a Milton Erickson, refleja muy bien lo que ocurre en los procesos terapéuticos. Las personas acuden agobiadas, tristes, deprimidas, a veces  pensando que su estado actual  será muy difícil de cambiar, y la realidad es que cuando una persona decide acudir a consulta ya tiene más de la mitad del trabajo hecho.

¿Qué pasa para que esto ocurra? La primera clave está en  reconocer  y poner nombre a lo que nos está  pasando, poder verbalizarlo, ser escuchada y sentir que tu experiencia es única pero a la vez tus sentimientos son comunes al ser humano. Nombrar  nuestros sentimientos es el primer paso.

Muchas veces mientras contamos ( también ayuda mucho escribirlo) lo que nos ocurre, podemos empezar a entender nuestras reacciones y dar coherencia a nuestros sentimientos , todas las cosas tienen un porqué, mejor dicho tienen  muchos porqués  y nuestras reacciones, sentimientos y comportamientos suelen ser  consecuencia de un conjunto de ellos. Comprender lo que nos pasa tiene un efecto liberador.

Una vez reconocido y entendido que nos pasa es mucho más fácil rescatar esa reserva de sabiduría  de la que habla Erickson. Las personas estamos llenas de recursos.

Aceptar nuestros dolores, deja sitio a nuestras alegrías; volcarnos temporalmente en nosotros mismos nos permite volvernos hacia el futuro, en palabras de Cristophe André. En palabras de una antigua paciente: primero se lo tragó, luego lo digirió y después lo cagó. Solo después hubo espacio para otras cosas. Muy escatológica, pero muy auténtica.

Milton Erickson
Milton Erickson

 

Más en el blog de Leticia Silvela

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2754 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *