Quiso comerse el mundo y el mundo se lo comió – por PEDRO PABLO MIRALLES

Desde hace mucho, mucho tiempo, hay personas que quieren comerse el mundo y les falta tiempo para satisfacer su glotonería. Este es el caso de aquel al que un día le dijo un conocido,

– con todo lo que llevas trabajado durante los últimos diez años en tu boyante empresa a la que dedicas las veinticuatro horas durante cada uno de los trescientos sesenta y cinco días del año y con tan grandes beneficios según el ranking del sector, seguro que ya serás multimillonario aunque lo disimules.

El personaje en cuestión, dinámico y joven emprendedor de apenas cuarenta años, le respondió con todo su aplomo,

– todavía no he tenido tiempo para plantearme alcanzar esa meta, sí, me falta tiempo y aún no puedo asumir un riesgo de tanta envergadura, pero pronto llegará el día en que ese momento culminante llegue y entonces se va a enterar todo el mundo de lo que vale un peine.

Pocas semanas después el cuerpo de nuestro personaje en cuestión dijo basta y se fue para el otro barrio de un simple infarto, eso sí, mientras trabajaba y sin un peine a mano con el que alardear, el mundo se lo comió.

El tiempo no existe y los relojes no valen para nada, los millones menos, la vida y el mundo son otra cosa, hay que prestarles buena atención en cada instante.

 

Fotografía de PEDRO PABLO MIRALLES

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 140 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *