Quién me mira – por EVA MARÍA CASTILLO

Cuando se le pone esa mueca en el rostro dicen que mal anda de amores o de dolor de sinsabores.

No quiere mirarse en el espejo al afeitarse, ese gesto lo conoce muy bien, parece de otro que al verle de cerca le estuviera revisando sus dolencias. Se apoya en la pared para conseguir alejarse de quien le mira, peor, la mueca se contagia al resto del cuerpo y sólo consigue confirmar su sospecha. Cómo pasar sin encontrase, obligado a levantar la barbilla y verse sin remedio, sería mejor poder hacerlo a tientas. AgraVa el gesto, intenta burlarse de él, se detiene, no encuentra arreglo que venga en su auxilio y ponga distancia con su reflejo.

Ensaya una sonrisa, de esas que a falta de motivos, permita hacerla creíble. Casi lo consigue, pero tal como aparece, se desvanece. Esta vez tampoco pudo ser. Repasa su semblante buscando el origen de su inquietud. Las ojeras no, esas son las de siempre, en los días buenos y en los otros, que las gafas de sol, mal que bien, pueden esconder; las arrugas, marcadas a ambos lados hacia los labios, no será precisamente por sonreír, será por eso.
Sabe que tiene que mirar más dentro, en los latidos que apenas escucha, en el temblor de las manos que le hacen sentir tan incómodo y le impiden saludar como se espera. Se ajusta las gafas, la memoria le juega una mala pasada, vislumbra marcas de desesperanza por las oportunidades perdidas, por las ocasiones aprovechadas y las que no se atrevió. Tiene el corazón lleno de nombres, unos que amó, otros que perdonó, los que se obliga a olvidar y los que le vienen a acompañar en sus noches de desvelo.

Vuelve esa mueca a mirarle retadora, como viejos amigos que sin hablar se entienden, termina como puede. Sale de casa para alejarse de la sensación que le vence el alma buscando el consuelo en su paseo diario. Espera el alivio del gesto, acompasa ya la respiración con la tranquilidad de sumar los recuerdos en su compañía. Mañana será otro día.

 

Eva María Castillo

Eva María Castillo Ha publicado 51 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *