Qué puedes encontrar bajo el embozo – por ELENA SILVELA #misescritos

Las paredes desnudas, salvo un crucifijo minúsculo, y el tacto de las sabanas ásperas le devuelven a la realidad. Hay cinco personas en la habitación. Cinco personas y la cuna de metacrilato. Una sexta persona que no es persona y no debiera estar ahí. ¿Por qué ha venido? Se observa a sí misma, yacente, en esa ridícula y estrecha cama de hospital. De su barriga hinchada aún hay síntomas de un parto. Ella no recuerda al bebé y en la cuna no está. Tampoco en brazos de nadie. No recuerda el embarazo. Nada.

Entra la enfermera y revisa sus constantes. Se inclina sobre la cuna y revisa también las constantes. ¿Pero las constantes de quién? Estira el cuello y mira con temor hacia el interior. Bajo el embozo de la cuna, un libro. La autora, ella misma. Su nombre brilla en la portada. Todos lo aclaman, ella eleva las cejas. Todos elogian su libro. Salvo la sexta persona. Quiere escaparse de esa ridícula cama, de esa habitación de hospital sin nombre. No le gusta el título de su libro.

El sueño del que despierta se lo han prestado. También le han cedido las palabras para redactarlo. Lo agradece.

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 320 entradas.

2 comments

  1. Fantástico relato y, además, muy oportuno junto a los sueños de Rubén Loza.
    Y si el título no le gustaba, ¿había texto? ¿Era suyo? Una realidad más que un sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *