Por un instante – por EVA MARÍA CASTILLO

Qué miras, qué piensas,
qué callas…
y en eso que te paras y me miras,
qué piensas, qué quieres,
qué callas…

Déjame adivinar mi reflejo en esta mirada lejana, qué aspiraciones persigues que me recuerdan el día en que no requieras registro de mi compañía.

Déjame que te acune como si de otro tiempo se tratara, cuidarte como antes cuando me regalabas tu inocencia de los días de risas y sorpresas, de tus logros mientras apretabas mi mano que te sostenía.

Déjame que me detenga con los recuerdos de la infancia, con tu inquietud buscando refugio en aquellos días tan cortos de invierno ahora que me adelantas y me metes prisa para ir más lejos.

Déjame un instante de tu mirada limpia, no me cuestiones por mis años, en normas y costumbres, no me calles con sonidos que ocultan las cosas sencillas y complican lo pequeño para hacerse lejano a mi cordura.

Déjame que te muestre que no sé otra forma que mostrarte la vida tal cual, mi vida y la que quede después de que me sobrepases en este presente que me viene grande.

Sólo abrázame, no muy fuerte, ahora que tus brazos me pueden y tus palabras me aturden sin comprender que hoy eres lo que creas con lo que te enseñé como pude a ratos y a tientas.

Déjame que me asombre la vida de nuevo mientras descubres la tuya, comparte tus anhelos aunque se me escapen de las manos, como mis sueños, como tus alas, sin freno.

Déjame cerca, por si acaso, por si necesitas que aprenda a vivir en este tiempo en que aún sigo a tu lado.

Muéstrame que hoy tienes necesidad de mí por un instante, que se detenga el tiempo por saberte creciendo.

Enséñame cómo sientes,
qué piensas, qué callas…
Y en eso que paras y miras, qué sueñas, qué quieres,
qué callas…

 

Eva María Castillo

Eva María Castillo Ha publicado 54 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *