Picopatos – por F. NAVARRO

¿Te acuerdas de aquellos veranos? Nos bañábamos en los picopatos. Íbamos a ellos a lomos de una Mobillette, tú con la melena al viento, montada a lo amazona, yo, fumando ducados y tarareando soberbios temas de Luis Lucena, mientras el olor a pinocha y resina nos embargaba.

—¡Cocinero, cocinero, enciende bien la candelaaaaa…!

Los picopatos eran unos ingenios construidos en los canales principales de riego del pantano de Peñarroya para darle fuerza al agua. Consisten en unos recrecimientos de la acequia, como balsas, más altos que la continuación del caz y con forma de picos de anátidas, que cuando se llenan derraman el agua como artificiales cascadas. Eran muy buenos baños, el agua no cubría pero tenían un volumen considerable, se podía pasar una tarde entretenida y refrescante.

 

peñarroya pantano

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.