Perros tristes – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

Perros tristes, cabizbajos,

deambulan los caminos,

abatidos, extraviados

en laberinto de luz

de la tarde de verano,

contemplando de reojo

laderas interminables

de girasoles altivos,

flores de fuego encendidas

por el aliento solar.

<>

Perros tristes, melancólicos,

exiliados sin retorno

del corazón de la lluvia,

hocicos a ras del suelo

peinando la hierba reseca,

sufren desdén colorido

del ojo del girasol,

que alzando corola al cielo

parece bramar de brillo

en vana actitud triunfal.

 <>

Perros tristes, condenados,

esclavos del alma errante,

insumisos defraudados

de la ilusión del amor,

se alejan por el sendero

en dirección al ocaso,

mientras que los girasoles

parecen darles la espalda,

drogados de una belleza

que muere con el estío.

Girasoles
Girasoles. Foto de Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 921 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.