Pequeñas casillas, por DANIEL CARAVELLA – #escritos

Qué pequeñas resultan nuestras casillas y cuánto nos vanagloriamos de ellas. Nos giramos, e iracundos clamamos  al cielo para que se nos equipare al Santo Job. Estrecha es nuestra paciencia. Nos menoscaba la primera gota que se precipita al vacío olvidando que tras ella viene otro infinito mundo. Una gota, una chispa en un bidón de gasolina que nos hace explotar, que nos vuelve violentos, y el desastre se alía con la nada a fin de llegar a ninguna parte, por más que nos expliquemos a gritos. Pasa la tormenta gracias a esa infinita paciencia que va precedida de un portazo. Se enfría la furia paciente al compás de la vergüenza,  la honda pena, el pesar de no haber comprendido la degeneración humana, por no haber querido un poco más,  y el «por qué no me habré…» una vez más. Y tú ya no estás, has regresado al mundo de la inconsciencia involuntaria. La tormenta, y después, la niebla que te trae y te lleva a un desván de recuerdos actuales, pasados, antiguos, ambiguos, que te regresa a la otra la consciencia. Y vuelves como alma perdida, sin rumbo, ajena, sin saber por qué brotan las lágrimas. Sólo queda el «y por qué no me habré…», pero eso será otro día con el propósito de agrandar las casillas. Ahora toca recoger los trozos rotos del alma al verte de nuevo errante.

gota de agua

Daniel Caravella

Daniel Caravella Ha publicado 135 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.