“Patria” (Fernando Aramburu) – por ELENA SILVELA Y JOSÉ LUIS RECIO #libro #reseña

Patria (Por Fernando Aramburu)

Tusquets Editores (2017)

                                           

¨Patria¨, una novela bien pensada, documentada, estructurada y escrita, relata el comienzo y desarrollo de una saga entre dos familias vascas que se extiende a través de tres generaciones. Un libro de ficción basada en el periodo durante el cual ETA, la organización vasca separatista, llevó a cabo durante décadas numerosos atentados terroristas en la España contemporánea.

En su novela, el autor hace uso de un abundante número de personajes. Una de las dos familias que protagonizan la obra consiste en los padres (Txato and Bittori) y sus dos hijos (Xabier and Nerea). En la otra familia, nos encontramos con los padres (Joxian and Miren) y sus tres hijos (Joxe Mari, Arantxa, and Gorka). En el curso de la acción, conocemos a otros personajes de menor importancia: los cónyuges de tres de los hijos y sus descendientes, amigos de la familia y gente del pueblo donde viven. Cada uno de los personajes principales muestra su personalidad y forma de hablar única, que va de acuerdo con su edad y nivel de educación.  

Con anterioridad a que ETA se transformara en una organización armada, los miembros de las dos familias protagonistas eran amigos. Una vez que el joven Joxe Mari se afilió a la banda y se transformó en un fanático terrorista, surgió tensión entre Miren y Bittori, la una a favor y la otra en contra de ETA. Poco a poco, el mismo tipo de discrepancia se fue extendiendo a través de otras familias del pueblo. El Txato se convirtió en foco de sabotaje. La banda terrorista le exigía que pagara con regularidad ciertas sumas de dinero para ayudar a la causa política (la independencia del País Vasco), hasta que los terroristas lo asesinaron. Bittori sospechaba que Joxe Mari había participado en el asesinato de su marido y comienza a indagar para descubrir la verdad.

Una voz anónima nos va contando la historia, una intelligentia que no tiene una participación directa en la acción pero que puede moverse libremente a través del espacio y así describir el escenario y desarrollo de la acción para un tiempo determinado. Esta entidad puede leer la mente de cada uno de los personajes principales y así describir lo que piensan y sienten (una forma de narrar que se le ha dado el nombre de ¨tercera persona íntima¨). Así por ejemplo, la Sección 29 del libro comienza con un corto párrafo en el que se describe al personaje (Nerea) mientras permanece sentada en una cafetería.

Sólo por justificar su prolongada estancia en la cafetería pidió un agua mineral. La tarde oscurecía ahí fuera. Pasaban coches con los faros encendidos. ¿Gente en el local? Poca. Y Nerea cambió de mesa. Ahora estaba sentada en un lugar más próximo a la Puerta de cristal, desde donde se observaba mejor el paso de los coches. La envolvía una sensación grata de recogimiento. Sola, soñolienta, no se le ocurría a dónde ir.

 

La primera oración en este párrafo (Sólo por justificar su prolongada estancia en la cafetería pidió un agua mineral) nos dice (a los lectores) que el narrador sabe exactamente por qué Nerea pidió un agua mineral. Cuando llegamos a la segunda oración, como lectores entendemos que existe una estrecha conexión entre el narrador y su personaje, Nerea. Tan estrecha es esta conexión que no podemos discernir de quién procede la voz hablante, si del narrador o de Nerea. Y al formular la pregunta ¿Gente en el local?, se diría que el narrador se está dirigiendo directamente al lector; sin embargo, la misma voz nos da la respuesta. Finalmente, esa misma voz sabe y nos dice que Nerea se sentía a gusto sentada en la cafetería y no se le ocurría a dónde, si no permanecer allí, ir.

El narrador, por tanto, nos da su punto de vista, que es el de tercera persona íntimo, es decir, omnisciente para cada personaje. Esta modalidad narrativa constituye una destacada característica en la novela. La narrativa se lleva a cabo en tono amable, usando un lenguaje coloquial y plenamente español tal y como el promedio de los habitantes del país lo usaría, todo lo cual facilita la lectura. El hecho de que el contenido en cada capítulo incluye aspectos tanto objetivos como subjetivos en relación a cada personaje en particular refuerza la capacidad del lector para seguir la trama en cada uno de los capítulos como si fuera un todo.

Cada uno de los 155 capítulos o partes que constituyen Patria posee su propio mérito artístico independiente. Aunque todos los capítulos se refieren al mismo tema, solamente algunos se suceden siguiendo el tradicional modelo lineal en referencia a la cronología o transcurso natural del paso del tiempo. Los demás se configuran siguiendo un patrón modular en el que la acción y el paso natural del tiempo difieren de capítulo a capítulo, párrafo a párrafo e incluso oración a oración. La distribución del contenido en estos últimos se podría comparar con las piezas de un mosaico. El autor aporta y distribuye un cierto número de unidades modulares las cuales no tienen relación entre sí en términos de la secuencia del tiempo, pero pueden ser atractivas en sí mismas por diferentes razones y todas conllevan el propósito de finalmente definir la obra como un todo.

Cada sección comienza en medias res, es decir, el narrador empieza describiendo una escena en la mitad de la acción sin aludir a lo que la precedió. Esta característica, lejos de defraudar al lector, añade suspense, lo cual, a su vez, refuerza la atención y el interés por continuar leyendo. Aunque a primera vista los lectores pudieran tener la impresión de que los capítulos se hayan distribuido al azar, como si extraídos a ciegas, pronto se hace evidente que en conjunto contribuyen a formar un todo, una novela moderna y sobresaliente.

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 306 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *