Sin nervio fílmico – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

Anoche vi en televisión Sangre de Mayo, de José Luis Garci. El comienzo es magnífico: panorámica histórica y caleidoscopio cotidiano en la España de finales del siglo XVIII y principios del XIX, justamente hasta 1808. Servido en el mejor mantel: textos de Benito Pérez Galdós. La hora siguiente es decididamente anodina. El protagonista no contribuye…

Poetas malditos – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC #soneto

Pasábamos los días recreando los mundos literarios que guardaban las hojas de los libros. Desfilaban las horas juveniles tan jugando: Argüelles era el París de Rayuela y buscábamos a la Maga en bares de Fernández de los Ríos, lugares refugio de nuestras noches en vela. Éramos unos poetas malditos los malditos poetas que soñaban despiertos,…

Con disciplina estética… – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

Si en una voluntad artística cupieran no más de tres elementos, necesariamente habrían de ser: armonización con un campo visual materializable; elevación del mismo hacia su dignidad estética y descenso hasta la invasión ejecutora. En lo ajeno al ambiente de los grandes centros metropolitanos cabe una pureza de espíritu plástico; y en la soledad burguesa…

De una pasión de mucho tiempo – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

En la mejor receta culinaria El chocolate excelente, para que causa placer, cuatro cosas debe ser: espeso, dulce, caliente y de mano de mujer. Dilecto era de frailes y corregidores, cuando el virreinato, dice Valle-Inclán en Tirano Banderas. Muchos hidalgos de aldea, en las páginas de Azorín, lo toman con devoto recogimiento y regalada autocomplacencia….

El otro lado del silencio – por FERNANDO REVIRIEGO #libro #crítica

La nostalgia por la pérdida de Phillip Kerr en este 2018 que encara sus últimas curvas, nos llevó a releer el libro inmediatamente anterior a “Azul de Prusia” que abordamos hace unas pocas semanas. “El otro lado del silencio” es otra trepidante aventura de nuestro detective favorito, el antihéroe Bernie Gunther, que no pasa aquí…

Sobre los hijos – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

Los hijos van, vienen, comen, desaparecen. No hay momentos siquiera para sosegar en el diálogo, en el intercambio de opiniones. Y no les gusta ser aconsejados. Cuando musitamos –al menos yo– alguna conveniencia para ellos, el ceño denuncia su disconformidad o su desagrado. Hay que atraparlos entre el aliño, el comer, la infinita contemplación –casi…