Pactos con el diablo, por RAFAEL DE LA TORRE #escritos

— Va a empezar la última jornada de la nueva súper liga europea— la voz del locutor sube los peldaños de una escalera de emoción como si quisiera llevar al éxtasis a los telespectadores  esta noche—. Sólo dos equipos pueden ganarla y los dos son españolessss. Y se enfrentan hoy, y nosotros se lo retransmitimos. En directo. Un punto solamente los separa, los locales deben ganar mientras que a los visitantes les basta con el empateee. Comiennnnnza el partido….

….

—… Miles  con su uno noventa se eleva por encima de su marcador y goooooool. Golaaaazo de Tony Miles que acerca el título a las vitrinas locales. El público se vuelve locoooo. Minuto quince de la segunda parte, por delante media hora de…

— Rosendo presiona sobre Miles — afirma el comentarista —, Miles devuelve a Luis Carlos, falta sólo un minuto para acabar. Le devuelve a Miles,  ¡que resbala cuando intenta controlarrrrr! Se le adelanta Rosendo y le roooba la cartera— el presentador acelera su ritmo al tiempo que  el delantero ladrón dispara su carrera  hacia el área—. Rosendo se vaaa, le persigue Luis Caaarlos. Rosendo mete la directa. Se dirige hacia el área. No necesita navegador, le guía la rabiaaaa. Claudiño abandona los palos a la desesperada para tapar hueco. Uno contra uno. Encara. Va a disparar y…Luis Carlos le entra con todo desde atrás y ¡le derriba! ¡¡Penaltiiiii ¡! ¡¡¡Penalti cuando el partido estaba prácticamente finiquitado y el público local se veía campeooón!!! Así es el fútbol, señores. Nada está decidido mientras…

—… Va a lanzar Rosendo, siete goles de los últimos siete penaltis. Un cañonero. Frente a él, bajo los palos, Claudiño, su compañero de selección y uno de los porteros más seguros del planeta. El público pita. Escuchen el ambiente. De este duelo particular saldrá el título, ¡la súper liga! ¡La primera liga europea! ¡Qué final de partido! ¡Qué final de torneo! Comienza Rosendo la carreeera, lanza con fuerza a la izquierda, a la cepa del poste. ¡Claudiño lo adivina y vueeela hacia alli! ¡Toca el balóoooon! ¡Rebota en el palo y….!

——

Y la imagen queda detenida en el televisor mientras un fuerte aroma a azufre inunda la habitación en donde Sebastián mantiene sus uñas en la boca, los ojos abiertos como platos y a sus compañeros de cena  convertidos en estatuas inanimadas que desafían en medio de un salto, parados en el aire, a la ley de la gravedad. Procedente del aparato, donde el balón duda si traspasar o no la línea que determina cual equipo será el campeón, se escucha una voz que suena como un órgano de iglesia sobre música gregoriana:

— Sebas, mi amigo, ha llegado tu hora. Te prometí a cambio de tu alma que vivirías hasta los cien años en la opulencia o verías la victoria de tu equipo en la liga europea.

— Soy muy joven aún — responde el aludido sin palabras en la quietud absoluta del espacio y el tiempo.

— Cierto es. Juventud, qué cosas. Puedo hacer que no quedéis campeones pero es posible que nunca más tengas otra oportunidad. He comprado muchas almas a cambio de títulos de diferentes equipos y he de cumplir mi parte del trato. Por supuesto, en ese caso vivirías el siglo prometido con infinidad de bienes materiales de los que disfrutarías sin límite, salud, viajes, mujeres, éxito… Todo a tus pies.  La decisión, Sebas —se oyen timbales de fondo que confirman la gravedad del momento— es únicamente tuya.

— —

— Varón, treinta y siete años, crisis cardiaca, intento de rehabilitación durante el traslado —grita el joven que ha empujado la camilla dentro del hospital desde la ambulancia recién detenida en doble fija junto a la entrada de urgencias.

— Al box cinco —indica la doctora que espera en la puerta. Deprisa —el monitor electrocardiográfico comienza a pitar y la médico, alertada, intenta un masaje cardiaco mientras llegan las palas. Todo inútil—. Hora de la defunción — mira al reloj de la sala de urgencias—: veintitrés quince —.  Joder que noche llevamos, es el tercero que cae por infarto. Por cierto, ¿Alguien sabe cómo acabó el partido?

 

campo2

Rafael de la Torre

Rafael de la Torre Ha publicado 85 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *