Oficio de Tinieblas – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

El brillo tembloroso de los cirios
empuja las sombras a los rincones;
afuera la tarde se hace jirones
y en el silente altar oran los lirios.

Ajenas al día de abril que muere,
entre las bancadas de la capilla
arropadas con oscura toquilla,
figuras entonan el miserere.

A medida que los cirios se apagan,
uno a uno en estudiado ritual,
las tinieblas los colores se tragan

y el frío trepa la espina dorsal.
“Jerusalén, a tu Señor conviértete”,
canto de dolor, lamento final.

DSC_0804

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 900 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *