No way home

(un divertimento estival escrito en un tren; otros hacen sudokus)

Odiseo no volvió
nunca a su Ítaca natal,
la historia que contó el rápsoda
tiene distinto final:
sucumbió el rey navegante
bajo el embrujo fatal
de su pasión por Calipso,
risa de brisa de mar,
limpia mirada de nácar,
diosa y mujer a la par.

Décadas feliz en la isla
se olvidó de retornar
al tálamo de Penélope
y al acto de gobernar,
por unos ojos verdosos
de arcana profundidad
como el color del océano
tras de la puesta solar.
Mientras, no teje Penélope
ni se atreve ya a soñar…

no way home

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 834 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *