Nieve negra – por FERNANDO REVIRIEGO #cine #crítica

Las familias siempre tienen secretos. Y algunos, por más que se esconden o entierran, tarde o temprano, resurgen.. Hay secretos que son tan terribles que explotan amarga y trágicamente. Marcos y Salvador (dos estupendos Leonardo Sbaraglia y Ricardo Darín) son dos hermanos que vuelven a encontrarse en una aislada cabaña de una nevada Patagonia tras la muerte del padre y muchos años de distanciamiento, para tratar de la venta de los terrenos y la propia cabaña. La muerte de un tercer hermano años atrás, cuando ellos apenas eran unos adolescentes (la cuarta hermana, aparentemente secundaria en la historia –aunque no será así finalmente- apenas sale en escuetas conversaciones entre ellos), sobrevuela la historia aunque sin saberse cómo ni por qué. Laura (Laia Costa) embarazada de Marcos asiste, sin entender nada, a la tensión entre ambos y será determinante en el desenlace. Un relato redondo (aunque tan centrado en la historia que apenas deja espacio a los personajes) con giros sorprendentes de los demonios del pasado, en los que el gato negro camina por la tumba de aquel hermano (aunque la suya sin lápida y en la propia montaña) dispuesto a desvelar el secreto oculto en una agenda y en unos dibujos. Aunque de aparición fugaz nos permite disfrutar en su penúltima película del grandísimo Federico Luppi fallecido en ese mismo 2017; todavía le daría tiempo a participar en El Necronomicón (el libro del infierno) de Marcelo Schapces, basado en la historia del maestro del terror Howard Phillips Lovecraft. Aunque en las de miedo, que no me esperen.

 

Fernando Reviriego

Fernando Reviriego Ha publicado 39 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *