¿Me permite? – por ELENA SILVELA #misescritos

Estoy en ese momento.- me cuenta. Suspira y hace una pausa. Larga.

Uno ya no soporta la penuria en que su vida se ha convertido y quiere meterse en la de otro. No es cotilleo ni curiosidad, no es para criticar, no es una descarga de mala leche. Es un ¿me permite usted introducirme en su vida, que la mía resulta insoportable? Solo unos minutos. O quizá unas pocas horas. Que me hagan olvidar mi existencia y viva otra mejor. Sí, ya sé que usted tiene problemas también, pero yo los desconozco y no me afectan. Quiero su vida. Tal cual está pintada al exterior.

Porque, ¿sabe qué?.- arruga el entrecejo y lo acompaña con una mueca de dolor. Otra pausa larga.

Mi día a día se inunda de preocupación. Sí, preocupación, ese incómodo runrun que acompaña la vida diaria, interrumpe el sueño, mata alguna sonrisa y merma la calidad de vida, incluso la salud; un invisible que tortura en dosis pequeñas, casi inocentes. Pertinaz. Incansable. Tan odioso. ¿Me permite usted pasar a su vida, por favor, que estoy exhausto? Prometo no descolocarle nada. Seré espectador agradecido y tan disciplinado como los mirones en el mus.

 

Fotografía de Elena Silvela

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 341 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *