Martirio, por GUILLERMO URBIZU #poema

Ayer, 26 de julio,
celebración de san Joaquín y santa Ana,
Jacques Hamel, un viejo cura,
Jacques Hamel, en plena Misa
murió degollado (en nombre de Alá),
desangrándose en la misma sangre
de Cristo.

¿Y hoy todo seguirá
su implacable rutina?
¿Quizá un nuevo sueño, pocas ganas,
o ese gesto imprevisto de la luz
que amas?

Y es que ayer, en una iglesia de Francia,
la historia de nuestra menguada Europa
ha dado un giro
completamente espiritual.
Imperceptible quizá para muchos,
pero crucial para nuestro rescate
del abismo.

La sangre de Jacques Hamel,
ese viejo cura francés,
es el inicio
de la sobrenatural reconquista
del alma
de Europa.

 

martirio urbizu

Guillermo Urbizu

Guillermo Urbizu Ha publicado 51 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *