Mañana, por LOLA SÁNCHEZ LÁZARO #escritos

Sentada en el borde de la bañera, abrió el grifo del agua y reguló la temperatura. Una nube de vaho convirtió el cuarto de baño en una sauna. Se aproximó al espejo, con el dorso de la mano limpió el vaho y se enfrentó a su imagen. Bajo los ojos, enmarcados en riachuelos de arrugas prematuras, se esparcía un color violáceo salpicado de pequeñas venas rojizas. Se acercó un poco más y pudo distinguir cómo la luminosidad de sus ojos se había evaporado, ahora de un tono desvaído, mortecino.

Se sumergió en el agua, cerró los ojos y suspiró. Rebobinó entonces hasta el momento en que su vida tuvo sentido, su memoria se desplegó.

Y como si fuera una película, las escenas desfilaban arrancando unas lágrimas que finalizaban su camino en la boca entreabierta por una media sonrisa.

No recuerda cuánto tiempo transcurrió, solo el agua helada bañando su piel la espabiló. Envuelta en una toalla intentando controlar la tiritona, advirtió cómo la esperanza manaba y comenzaba a hacerse hueco entre los pliegues de su esencia.

La sangre correría de nuevo por sus venas, no sería una espectadora viendo el tiempo pasar; aquel rostro herido de muerte había perdido una batalla, no la guerra.

Y mañana…, mañana sería otro día.

 

Alopez_Lavabo_GRND-e1460527489924
Antonio López

 

 

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 85 entradas.

2 comments

  1. ¡Si señora! lo que no te mata, te hace mas duro. Si cambias la primera palabra y pones “sentado” me veo yo cuando me pongo las gafas de cerca y me asomo a espejo para recortarme la barba.
    Precioso relato Lola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *