Magia, por ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ – #poemas

La luz mortecina
desprendida por aquellos faroles,
no era capaz de erradicar
las sombras caídas
al morir el crepúsculo.

Creaba un halo mágico,
que permitía ver
piedras, puertas y rejas en las paredes,
también en el suelo,
marmolillos en las esquinas.

Vestigios de un pasado
que se resistían a desaparecer
recuperando su esencia
cuando la gente buscaba
el abrigo de sus casas,
la quietud se imponía
y un aire suave y frío
se apoderaba de la noche.

Entonces salía a la calle.

Aquel silencio reconfortante,
solo alterado por sus pasos,
le permitía recuperar la calma,
después del torbellino diario.

 

calle 4

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2908 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *