Madre – por FERNANDO RUIZ GRIJALBA

Transcurría el invierno de tu existencia,

y escogiste el otoño para marcharte,

no querías, lo sé,

pero una brisa silenciosa  sopló, y de la rama, tu hoja de la vida se soltó.

Sin nadie a tu lado te fuiste, soberana hasta el final.

Me quedó el corazón aturdido y ayuno de ilusión,

y así te dije adiós.

Hoy, la tristeza que no flaqueza sigue anegando mi alma,

hasta que miro y te veo,

tu rostro, está entre mis libros y tu corazón, en el mío.

¡Cuántas mañanas alegrabas allá donde fueras!

con tu mochila cargada de goces y de prisas,

arqueada está tu espalda de los años y contiendas,

áspero campo de batalla que con ungüentos intentaba suavizar,

Mis penas, eran las tuyas, y tus arrugas, las mías.

Indomable, independiente y a veces terca,

pero siempre manantial caudaloso de bondad.

¿Qué tienes? Me decías,

austero refugio, te contestaba.

Fuiste peregrina en el camino de la vida,

por el sendero de tu asumida soledad,

y tu estandarte fue la  ilusión.
2014-01-19 12.44.26

Fernando Ruiz Grijalba

Fernando Ruiz Grijalba Ha publicado 38 entradas.

7 comments

  1. Fernando, me ha encantado. Hoy hace 4 meses de la muerte de mi madre. ¿Me dejas que la haga mía, por lo menos parte de ella, algunos versos?

  2. La releo y me encanta. Son algunos sentimientos que expresas los que también, con tu permiso, los que le digo a mi madre.

    1. Gracias; me siento muy halagado, he intentado con el poema hacer un retrato de mi madre que era vital, luchadora e independiente y sobre todo buena. Viuda desde los 26 años y con cuatro hijos ……si no hubiera sido así no se que hubiese sido de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *