Los simulacros

Con los fuegos de artificio

intentamos emular

las bóvedas estrelladas

que presiden el silencio

de las noches en ausencia.

><

Pero el ruido delató

todo el estéril esfuerzo

para recrear el cosmos

de la burda pirotecnia

neta de aliento divino.

><

Y botamos nuestras naos

al arrullo de las olas

para perseguir al sol

más allá del horizonte

hasta los campos de ensueño.

><

Más el rugido voraz

de la galerna nos dijo

que las almas condenadas

llegar tienen prohibido

a los confines del mar.

><

También buscamos el oro

escondido en las palabras,

el arcano tras el signo

que abre las puertas vedadas

de acceso a la creación.

><

Pero el lenguaje secreto

que rige los mecanismos

del cosmos inescrutable

resultó ser ruido blanco

a nuestros pobres oídos.

><

Nos perdimos por caminos,

durante siglos erramos

 siguiendo los espejismos

que en lontananza surgían

vendiendo falsas promesas.

><

Más la ilusión se perdía

al levantarse la brisa

que barre el vacío páramo

arrastrando nuestros sueños

como las hojas de otoño.

><

 Abandonamos los mapas

y amurallamos ciudades

intentando preservar

nuestro rostro en el espejo.

><

Atesoramos la vida

en viveros y jardines

emulando con denuedo

el principio creador.

Más la magia de la especie

murió sin haber nacido.

2013-11-10 19.37.16

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 790 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *