Los relojes parados en la niebla – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

Horas, minutos, segundos pasando,
sobre el recuerdo jirones de niebla
que el aliento de la ficción amuebla
con amor y pasión de contrabando.

Suspiros, susurros, silencios vagan
sombríos pasillos y galerías
bajo una luz mortecina de bujías
cuyos brillos los ensueños sufragan.

Todos los relojes ya se han parado,
cronos litos, el tiempo se hizo piedra,
las agujas en ramas transformado.

La vida abraza la roca como hiedra,
a una ilusión se aferra con fatiga,
en inútil impulso que no medra.

DSC_0911

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 895 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *