Los guisantes – por FRANCISCO NAVARRO

Los guisantes tienen flores blancas, delicadas. Los guisantes salen de la tierra y se comen. Las cebollas también, son dulces, baratas y poéticas; escarcha de tus días y de mis noches. Las cebollas parecen objetos dorados. Hay que pisar la tierra para que su fuerza entre por los pies. Hay que sentir la tierra en los pies. Miró pintaba descalzo y cuando tenía frío se ponía una estera. La estera es como la tierra, sale de la tierra misma. En un estudio con el piso de linóleum no se pinta igual que con un baleo bajo los pies. Hay que sentir la tierra. Miró parecía un hortelano puesto de limpio, de domingo, arreglado para ir a misa o a pedir el anticipo de la cosecha a la caja de ahorros.

tierra labranza

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *