Los días rotos – por FERNANDO REVIRIEGO #libro #reseña

Gregorio Casamayor nos trae (nos emociona) con “Los días rotos” una magnífica novela de crisis… No falta ninguna: de la crisis económica a la crisis familiar, la crisis personal, existencial, vital.. La de la pareja, de la los padres con sus hijos o la de los hijos con sus padres o sus propias parejas, la de la sociedad con quien ya no le es útil y hay que arrinconarlo…. “La vida es una cadena”, dice Merche, cuando parte para cuidar a sus padres al pueblo, eludiendo la ruptura de la pareja, aunque a veces parece buscar, más por el qué dirán que por otra cosa, el “boca a boca de un matrimonio que ya es cadáver”. La metáfora de la cadena no gusta a Tomás (prejubilado a los 51). “Cadena y condena se parecen demasiado”. Y también es que “vivimos demasiado”, piensa entre visita y visita a la residencia a ver a su padre. Y es que entre la vida y la muerte no hay nada; cuando se pasa de cien a cero, la vida te embiste Pero nadie quiere hacerse preguntas difíciles. Eso no puede pasarme a mí: “Deme su ordenador, su identificación y su móvil”. Las horas del día de un prejubilado. Nunca es momento de hacer nada: Luego, luego… pero luego no llega nunca, siempre es mal momento. El miedo de morir sólo y que nadie se entere en meses. Esperanza y desesperanza a paladas casi iguales porque si no quedaríamos enterrados; a veces más de una que de otra, pero la otra siempre renace. La rueda del hámster… seguir o saltar.. La rutina de la residencia y la pérdida de la libertad, la autonomía, la intimidad.. Un registro de esquelas. Un inventario de amigos fallecidos. Bien pensado, de la muerte no hay que tener miedo, sólo pasa una vez.. es de otras cosas de lo que hay que tener miedo. Sin duda, vivimos demasiado. El poder curativo de las lágrimas. Barcelona como escenario principal (sorprendentemente  ausente del “procés” y otros analgésicos artificiales, salvo en la bajada de volumen del himno por parte del camarero) aunque también Helsinki y Valparaíso. Vida y muerte. Muerte y vida. Y la sombra de un amigo muerto (todos tenemos muertos en el armario, pero a veces no son metáfora sino terrible realidad que nos angustia y paraliza) rondando toda la vida y que necesita el duelo definitivo. Una novela terriblemente intensa hablándonos simplemente de lo cotidiano.

 

Fernando Reviriego

Fernando Reviriego Ha publicado 51 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.