Los amores de Will (XXI): no pregono a mi amor

En este soneto Shakespeare razona que no merece la pena “vender”, con un exceso de alabanzas y comparaciones a su amado; no desea vocear sus virtudes como haría un tendero. Este poema parece una crítica a otros poetas que se exceden en la alabanza de sus objetos de deseo.

Sonnet XXI
So is it not with me as with that Muse,
Stirred by a painted beauty to his verse,
Who heaven itself for ornament doth use
And every fair with his fair doth rehearse,
Making a couplement of proud compare
With sun and moon, with earth and sea’s rich gems,
With April’s first-born flowers, and all things rare,
That heaven’s air in this huge rondure hems.
O! let me, true in love, but truly write,
And then believe me, my love is as fair
As any mother’s child, though not so bright
As those gold candles fixed in heaven’s air:
Let them say more that like of hearsay well;
I will not praise that purpose not to sell.

Soneto XXI
No me veo inspirado por el influjo de la Musa,
del que escribe su verso movido por artificios,
utilizando el cielo como motivo ornamental,
comparando cada cosa bella con la propia belleza que ensalza,
y acoplando símiles en orgulloso parangón,
con el sol y la luna, con las ricas gemas de la tierra y el mar,
con las primeras flores de abril, y todas las cosas preciosas
que el aire divino en su redondez engloba.
Oh, dejadme, con amor sincero, sinceramente escribir,
y luego creedme, mi amor es tan bello
como cualquier hijo de vecina, aunque no tan brillante
como esas llamas doradas fijas en el aire celeste:
dejadles que sigan adelante con sus habladurías;
no proferiré alabanzas, puesto que no pretendo venderle.

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

Más información sobre los sonetos de Shakespeare

DSC_1532

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 917 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *