Los amores de Will (XLVIII): quedas expuesto como presa

Shakespeare se lamenta de la vulnerabilidad que le confiere el estar alejado de su amado. Es un poema desconsolado en el que expresa su temor de que en su ausencia cualquier “vulgar ladrón” se lleve el corazón del joven.

Sonnet XLVIII
How careful was I when I took my way,
Each trifle under truest bars to thrust,
That to my use it might unused stay
From hands of falsehood, in sure wards of trust!
But thou, to whom my jewels trifles are,
Most worthy comfort, now my greatest grief,
Thou best of dearest, and mine only care,
Art left the prey of every vulgar thief.
Thee have I not lock’d up in any chest,
Save where thou art not, though I feel thou art,
Within the gentle closure of my breast,
From whence at pleasure thou mayst come and part;
And even thence thou wilt be stol’n I fear,
For truth proves thievish for a prize so dear.

Soneto XLVIII
¡Cuán cuidadoso fui, cuando emprendí mi camino,
cada posesión guardada bajo los más seguros barrotes;
destinadas a mi uso, para no ser utilizadas
por las manos de la falsedad, tenidas en lugar seguro!
Pero tú, frente a quien mis joyas son menudencias,
mi más preciado bienestar, ahora mi mayor desconsuelo,
tú, el más querido, y mi única preocupación,
quedas expuesto como presa a cualquier vulgar ladrón.
A ti no te he encerrado en ningún arcón,
excepto cuando no estás, en que yo te siento presente
dentro del suave abrazo de mi corazón,
desde donde puedes ir y venir a placer;
y aun allí me serás robado, me temo,
porque la verdad tórnase ladrona ante tan deseado premio.    

20141031_083304

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 911 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *