Los amores de Will ( XCIX): dónde robaste lo dulce de tu aroma, si no es del aliento de mi amado

Interesante este poema dedicado al robo por parte del mundo vegetal. Parece ser que todas las flores han robado alguna virtud o cualidad física del joven (color, cabello, aroma, aliento…) y el poeta las reprende por ello. La naturaleza usurpa sus bondades.

Existe una teoría numerológica que afirma que este soneto hace alusión al año 1599, igual que el 104 parece referirse a 1604. Prueba de ello es que es el único de la serie que tiene 15 versos en vez de 14, la longitud habitual del soneto. Aunque sea mera elucubración, en 1599 William Jaggard publicó una antología de poesía, The Passionate Pilgrim, que incluía dos sonetos de nuestro amigo, el 138 y el 144, añadidos sin permiso del autor. Tendría lógica asociar el simbolismo numérico con el tema del soneto, que es el robo. Quién sabe…

Sonnet XCIX
The forward violet thus did I chide:
Sweet thief, whence didst thou steal thy sweet that smells,
If not from my love’s breath? The purple pride
Which on thy soft cheek for complexion dwells
In my love’s veins thou hast too grossly dy’d.
The lily I condemned for thy hand,
And buds of marjoram had stol’n thy hair;
The roses fearfully on thorns did stand,
One blushing shame, another white despair;
A third, nor red nor white, had stol’n of both,
And to his robbery had annex’d thy breath;
But, for his theft, in pride of all his growth
A vengeful canker eat him up to death.
More flowers I noted, yet I none could see,
But sweet, or colour it had stol’n from thee.

Soneto XCIX
A la prematura violeta reprendo de esta manera:
dulce ladrona, ¿dónde robaste lo dulce de tu aroma,
si no es del aliento de mi amado? El orgullo morado
cuyo colorido habita en tu suave mejilla
lo has teñido ampliamente en las venas de mi amado.
Al lirio condeno por tu mano,
y a los capullos de mejorana que han robado tu cabello;
las rosas temerosas se erigen sobre espinas,
una ruborizándose de culpa, otra blanca de desesperación,
una tercera, ni roja ni blanca, ha robado de las dos
y a su hurto le ha añadido el apropiarse de tu aliento;
pero, por su robo, en pleno orgullo de su crecimiento,
un cancro vengativo la ha devorado hasta la muerte.
Pude ver más flores, pero a ninguna
que, o el aroma o el color, no haya robado de ti.

Traducción personal de Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 858 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *